Escocia de isla en isla

Escocia, General 1 junio, 2010

Escocia

¿Qué ocurre con las islas de Escocia que encienden la imaginación y arrastran al corazón? Quizás sea el sentimiento de libertad que consigues cuando el ferry se desliza desde el muelle. Quizás sea porque puedes evadirte del estrés y de la vida rutinaria y cuando la brisa te acerca el aroma de la costa, sientes disolver la tensión de la vida moderna. Un nuevo mundo de posibilidades se abre ante a ti cuando pones tus pies sobre las islas escocesas. Magia, romanticismo, antiguas creencias y ancestrales tradiciones que queremos que llegues a conocer un poco más. Déjate llevar de la mano del capitán de ferry Donnie, nuestro embajador en el mes de Julio en la campaña de VisitScotland, Meet the Scots.

Escocia tiene 790 islas: todas diferentes, todas bellas y no tienes porque conformarte sólo con una. La red de conexiones de ferry hacen que sea muy sencillo pasar de una isla a otra. Las largas horas del sol veraniego te ofrecen la oportunidad de planear un itinerario más clamado y amplio, que saque el máximo partido de esa red. Las islas tienen un ritmo especial y cada una tiene su personalidad distintiva: Islay ofrece un ambiente particularmente relajado – quizás esto tenga que ver con las ocho destilerías de whisky apiñadas en una pequeña isla. Si atracas en sus muelles, puedes percibir en el aire el olor de la exportación más famosa de Escocia. Más al norte, en la isla Skye, el paisaje es realmente dramático. Las recortadas montañas de la cordillera de Cuillin se levantan a casi 1.000m sobre el nivel del mar – una vista realmente sensacional.

Escocia

Aunque el ritmo de trabajo de Donnie, nuestro guía en este mes de julio, es relajado, su tiempo para charlar es limitado: la travesía desde tierra firme hasta la isla de Skye dura solamente alrededor de 5 minutos. No es sorprendente que el primer consejo de Donnie para unas vacaciones marinas en julio sea tomar este ferry, el Glenachulish, para ir a Skye. Hay un puente unos kilómetros al norte, pero simplemente la sensación de viajar en una embarcación es diferente, mejor. Es más lento, por lo tanto puedes disfrutar del paisaje, las focas y, si tienes suerte, las nutrias nadando a tu lado. La Isla de Skye es un lugar que merece un viaje especial. Es sorprendente cuantas cosas se pueden ver y hacer en una isla relativamente pequeña como Skye. Desde el sur, con sus impresionantes montañas de Cuillin, hasta las montañas de Quiraing en el norte, Skye te ofrece tanto que es difícil decidirte. indudablemente no puedes perderte una visita a la destilería Talisker, en la parte oeste de la isla.

Después de descubrir Skye durante uno o dos días, puedes dirigirte a la isla siguiente. Partiendo de Uig, el ferry tarda menos de 2 horas en llegar a Tarbert, en la Isla de Harris. Con sus impolutas playas blancas, mar de color turquesa y el cielo azul de julio, la isla se parece al Caribe. Pero en lugar de cocos, Harris es famosa por otro producto, el tweed de Harris. Donnie nos recomienda entrar en una de las pequeñas fábricas a lo largo de la Golden Road, en la costa este de Harris si lo que necesitas es un recuerdo útil y de alta calidad.

Escocia

Desde Harris ponemos rumbo a Lewis, la mayor isla de las Hébridas Exteriores, conectada a Harris por un estrecho istmo. Fiel testigo del paso de los años Lewis está orgullosa de exhibir sus huellas históricas: una de las más impresionantes y enigmáticas puede verse en Callanish, el monumento de piedras más grande de Escocia. Unos cuantos kilómetros al norte, la aldea de Gearrannan Blackhouse te brinda la oportunidad de vivir como se hacía en la antigüedad en alguno de los acogedores edificios equipados con cocina, unas vacaciones en la prehistoria pero con los aspectos prácticos del siglo XXI en el interior de las casas. No puedes dejar de hacer una visita a la capital de las Hébridas Exteriores, Stornoway. La historia de este antiguo pueblo pesquero se remonta a un asentamiento vikingo. Hace siglos, los fieros hombres del norte anclaron aquí sus drakares. En la actualidad, uno de estos modernos transbordadores te está esperando para volver a llevarte a la tierra firme escocesa.

Tampoco podemos olvidarnos de las Islas Orcadas, repartidas a 10 kilómetros de la costa norte escocesa, son ideales para los amantes de los animales ya que están habitadas por abundantes aves marinas y rapaces. Este archipiélago alberga la mayor concentración europea de vestigios prehistóricos: túmulos, menhires y sepulturas salpican estos paisajes, siendo Skara Brae y la cámara funeraria de Maes Howe sus puntos más importantes. De las 70 islas que componen las Orcadas, alrededor de 20 están habitadas, siendo Stromness el puerto más grande. Además, en esta última población se encuentra una de las catedrales más bellas de Escocia: San Magnus

Y por último, las Islas Shetlands son un lugar como ninguno otro. Situadas a 180 Km. de tierra firme, se extienden hacia el norte más de mil cien metros de terrenos accidentados, prados de resistente hierba, ensenadas y acantilados de arenisca, un verdadero paraíso para los amantes de la ornitología, que gozarán contemplando distintas especies de la región como págalos, frailecillos, alcatraces, etc.. Estas islas se caracterizan también por su intensa vida cultural, de influencia claramente vikinga con restos de la Edad de Bronce y de Piedra , y donde la música tradicional es la principal protagonista de cualquier fiesta y evento que se celebre.

Deja un comentario