The calendar is updated every five minutes and is only an approximation of availability.

Some hosts set custom pricing for certain days on their calendar, like weekends or holidays. The rates listed are per day and do not include any cleaning fee or rates for extra people the host may have for this listing. Please refer to the listings Description tab for more details.

We suggest that you contact the host to confirm availability and rates before submitting a reservation request.

Descripción

Hotel acogedor de reciente construcción, situado en la histórica Benavente, que dispone de lo último en comodidad, tecnología y servicio cautivando a cada uno de sus visitantes. Se encuentra en la Avenida Maragatos una de las zonas con más crecimiento.


Servicios

Habitaciones, todas diferentes (individuales, dobles o suites), equipadas con TV satélite, Internet (banda ancha), teléfono, minibar, colchón de latex, carta de almohadas, climatizador, bañera de hidromasaje, secador, albornoz y zapatillas, set de aseo, teléfono y fax. Habitaciones para mascotas. Cafetería 24 horas, desayuno buffet, lavandería exprés, parking.

Posibilidad de almuerzo o cena en Hostal La Trucha (frente al hotel) y en Mesón del Abuelo (15 min. andando), de la misma propiedad.


Excursiones

Benavente: Para Ver:
El Castillo de la Mota (Torre del Caracol, S. XVI, con artesonado mudéjar en el interior), el Hospital de la Piedad (fachada renacentista), la Iglesia de Santa María de Azogue (iniciada en el S. XII), la Iglesia de San Juan del Mercado (destaca la portada del sur), Ayuntamiento (neoclásico), Casa de Solita (palacete modernista, hoy centro cultural), Casa del Cervato (arquitectura civil del S. XIX) y el Teatro Reina Sofía (1928). Para Festejar:
Fiestas del Toro Enmaromado (Semana del Corpus, las más populares), fiestas de la Veguilla (lunes de Pascuilla, ocho días después del domingo de Resurreción), Ferias de Septiembre (a principios de mes), Feria del Pimiento (finales de septiembre), Carnaval, Semana Santa y el mercado de los jueves.

Valle de Tera: Para Conocer:
El curso bajo el río Tera, ofrece gran belleza y cuenta con hermosos parajes para pasear y disfrutar del aire libre. En su paisaje de ribera predominan plantaciones de chopos junto a la vegetación característica del llamado bosque de galería, formada por álamos, sauces y alisos. En las orillas del río aparecen especies arbustivas propias de lugares húmedos como junqueras, paleras y mimbreras. Como contraste en las zonas altas de sus terrazas fluviales el paisaje es totalmente diferente, integrado aquí por una vegetación de dehesa en la que predominan el encinar, el sotobosque y el monte bajo. El valle reúne grandes potenciales para el desarrollo de las prácticas deportivas y actividades de ocio al aire libre. Para Admirar:
La iglesia de Santa Marta de Tera constituye una auténtica joya del arte románico, que se conserva casi como en sus principios. Son de destacar sus portadas, sobre todo la del mediodía flanqueada por dos bellas esculturas, destacando el Santiago Peregrino. El interior es de reseñar la fina labra de sus capiteles. Para Descubrir:
Por todos los valles que rodean Benavente, podemos descubrir las tradicionales bodegas. Son excavaciones efectuadas en el terreno con pico y pala por los lugareños, para la elaboración de vino artesanal. Hoy en día se utilizan para uso particular, pero en algunos casos se han convertido en establecimientos donde se pueden degustar recetas tradicionales de la zona.

Valles de Vidriales y Edria: Para Observar:
Esta zona conjuga los atractivos paisajísticos con un interesante patrimonio arqueológico. Está delimitada al norte y al este por la sierra de Carpurias, que viene a dividir el valle de Vidriales y la vega del río Eria. Vidriales se halla recorrido por el Arroyo del Almucera, que viene a suponer un hilo de verdor a cuyos márgenes se asientan muchas de las poblaciones del valle. Predomina la vegetación del sotobosque y monte bajo, con variedad de plantas aromáticas como la jara, tomillo y lavanda. Para Alcanzar:
En Arrabalde podemos pasear hasta un Castro perteneciente a la Edad del Hierro y conocido como Las Labradas, donde fue localizado un espléndido tesoro, representativo de la orfebrería celtibérica. Dolmen del Casetón de los Moros.
Un poco más allá, en Alcubilla de Nogales, descubrimos la Iglesia de San Verísimo. Esta localidad tuvo una estrecha vinculación con el cercano Monasterio de Nogales (a 1 km.), del que restan algunos paredones.

En Granucillo de Vidriales se puede observar uno de los conjuntos de dólmenes más interesantes de Castilla y León.

El Valle de Valverde: Para Descansar:
El valle está definido por el arroyo del Castrón que atraviesa este territorio para desembocar en el río Tera. Características del valle y siguiendo un modelo reiterado, son sus pequeñas iglesias rurales, que destacan del resto de las construcciones por sus sencillas espadañas.Para Soñar:
En el Santuario de Nuestra Señora del Carmen. en Navianos de Valverde, se celebra una de las más concurridas y tradicionales romerías del Valle.
En Otero de Bodas encontramos la Iglesia de Santiago, que presenta elementos arquitectónicos del S. XII, combinados con otros más tardíos de los siglos XV y XVI.

El Cister: Para Recapacitar:
Localidades situadas en la margen izquierda del Esla y en la antigua calzada de La Plata. Es este un espacio influenciado por su proximidad al centro monástico y colonizador que supuso Moreruela y por otro vinculado al territorio jurisdiccional del Condado de Benavente. El paisaje muestra a cada uno de los lados de la carretera el contraste de la vega fecunda y las tierras de labranza. Para Visitar:
Moreruela fue refundado en el siglo XII a partir de uno de los centros conventuales que se crearon en tiempos de Alfonso III (finales del siglo IX), fue uno de los más destacados focos medievales del Císter en España. Impresionante el Monasterio de Moreruela del siglo XII perteneciente al románico cirtesciense. Fué la primera abadía cirtesciense de Castilla.

Valle de Esla y Cea: Para Enmudecer:
La importancia estratégica del lugar viene establecida desde la antigüedad de cara al paso del río Esla y el acceso a las comarcas del Cea, ya que en sus tierras confluyen ambos cauces. La zona tuvo un importante papel durante los periodos de romanización y repoblación medieval, como demuestran los importantes yacimientos arqueológicos y despoblados localizados. En nuestra ruta atravesamos una serie de localidades situadas a los márgenes del Esla.
Castrogonzalo posee una Iglesia parroquial dedicada al Arcángel San Miguel. En ella se encuentra un retablo del S. XVI, procedente del desaparecido templo de Santo Tomás. Trasladado hace algunos años a su actual emplazamiento, en su banco y calles exteriores se recogen veintidós tallas, mientras que el resto del conjunto está formado por catorce tablas alusivas en su mayor parte a la vida de la Virgen.


Paseos y Excursiones

Benavente: Para Ver:
El Castillo de la Mota (Torre del Caracol, S. XVI, con artesonado mudéjar en el interior), el Hospital de la Piedad (fachada renacentista), la Iglesia de Santa María de Azogue (iniciada en el S. XII), la Iglesia de San Juan del Mercado (destaca la portada del sur), Ayuntamiento (neoclásico), Casa de Solita (palacete modernista, hoy centro cultural), Casa del Cervato (arquitectura civil del S. XIX) y el Teatro Reina Sofía (1928). Para Festejar:
Fiestas del Toro Enmaromado (Semana del Corpus, las más populares), fiestas de la Veguilla (lunes de Pascuilla, ocho días después del domingo de Resurreción), Ferias de Septiembre (a principios de mes), Feria del Pimiento (finales de septiembre), Carnaval, Semana Santa y el mercado de los jueves.

Valle de Tera: Para Conocer:
El curso bajo el río Tera, ofrece gran belleza y cuenta con hermosos parajes para pasear y disfrutar del aire libre. En su paisaje de ribera predominan plantaciones de chopos junto a la vegetación característica del llamado bosque de galería, formada por álamos, sauces y alisos. En las orillas del río aparecen especies arbustivas propias de lugares húmedos como junqueras, paleras y mimbreras. Como contraste en las zonas altas de sus terrazas fluviales el paisaje es totalmente diferente, integrado aquí por una vegetación de dehesa en la que predominan el encinar, el sotobosque y el monte bajo. El valle reúne grandes potenciales para el desarrollo de las prácticas deportivas y actividades de ocio al aire libre. Para Admirar:
La iglesia de Santa Marta de Tera constituye una auténtica joya del arte románico, que se conserva casi como en sus principios. Son de destacar sus portadas, sobre todo la del mediodía flanqueada por dos bellas esculturas, destacando el Santiago Peregrino. El interior es de reseñar la fina labra de sus capiteles. Para Descubrir:
Por todos los valles que rodean Benavente, podemos descubrir las tradicionales bodegas. Son excavaciones efectuadas en el terreno con pico y pala por los lugareños, para la elaboración de vino artesanal. Hoy en día se utilizan para uso particular, pero en algunos casos se han convertido en establecimientos donde se pueden degustar recetas tradicionales de la zona.

Valles de Vidriales y Edria: Para Observar:
Esta zona conjuga los atractivos paisajísticos con un interesante patrimonio arqueológico. Está delimitada al norte y al este por la sierra de Carpurias, que viene a dividir el valle de Vidriales y la vega del río Eria. Vidriales se halla recorrido por el Arroyo del Almucera, que viene a suponer un hilo de verdor a cuyos márgenes se asientan muchas de las poblaciones del valle. Predomina la vegetación del sotobosque y monte bajo, con variedad de plantas aromáticas como la jara, tomillo y lavanda. Para Alcanzar:
En Arrabalde podemos pasear hasta un Castro perteneciente a la Edad del Hierro y conocido como Las Labradas, donde fue localizado un espléndido tesoro, representativo de la orfebrería celtibérica. Dolmen del Casetón de los Moros.
Un poco más allá, en Alcubilla de Nogales, descubrimos la Iglesia de San Verísimo. Esta localidad tuvo una estrecha vinculación con el cercano Monasterio de Nogales (a 1 km.), del que restan algunos paredones.

En Granucillo de Vidriales se puede observar uno de los conjuntos de dólmenes más interesantes de Castilla y León.

El Valle de Valverde: Para Descansar:
El valle está definido por el arroyo del Castrón que atraviesa este territorio para desembocar en el río Tera. Características del valle y siguiendo un modelo reiterado, son sus pequeñas iglesias rurales, que destacan del resto de las construcciones por sus sencillas espadañas.Para Soñar:
En el Santuario de Nuestra Señora del Carmen. en Navianos de Valverde, se celebra una de las más concurridas y tradicionales romerías del Valle.
En Otero de Bodas encontramos la Iglesia de Santiago, que presenta elementos arquitectónicos del S. XII, combinados con otros más tardíos de los siglos XV y XVI.

El Cister: Para Recapacitar:
Localidades situadas en la margen izquierda del Esla y en la antigua calzada de La Plata. Es este un espacio influenciado por su proximidad al centro monástico y colonizador que supuso Moreruela y por otro vinculado al territorio jurisdiccional del Condado de Benavente. El paisaje muestra a cada uno de los lados de la carretera el contraste de la vega fecunda y las tierras de labranza. Para Visitar:
Moreruela fue refundado en el siglo XII a partir de uno de los centros conventuales que se crearon en tiempos de Alfonso III (finales del siglo IX), fue uno de los más destacados focos medievales del Císter en España. Impresionante el Monasterio de Moreruela del siglo XII perteneciente al románico cirtesciense. Fué la primera abadía cirtesciense de Castilla.

Valle de Esla y Cea: Para Enmudecer:
La importancia estratégica del lugar viene establecida desde la antigüedad de cara al paso del río Esla y el acceso a las comarcas del Cea, ya que en sus tierras confluyen ambos cauces. La zona tuvo un importante papel durante los periodos de romanización y repoblación medieval, como demuestran los importantes yacimientos arqueológicos y despoblados localizados. En nuestra ruta atravesamos una serie de localidades situadas a los márgenes del Esla.
Castrogonzalo posee una Iglesia parroquial dedicada al Arcángel San Miguel. En ella se encuentra un retablo del S. XVI, procedente del desaparecido templo de Santo Tomás. Trasladado hace algunos años a su actual emplazamiento, en su banco y calles exteriores se recogen veintidós tallas, mientras que el resto del conjunto está formado por catorce tablas alusivas en su mayor parte a la vida de la Virgen.


Accesos

El Aeropuerto de Villanuela se encuentra a unos 100 kilómetros del hotel.


7.75007.75007.75007.75007.75007.75007.75007.75007.75007.7500
Nota Media:    7.8/10 - 2 Opiniones
Opinión de Encarna de su estancia disfrutada del 12/11/2010 al 14/11/2010
Ha sido una estancia muy agradable
7 / 10
[ver más]
 
 
Opinión de Miguel de su estancia disfrutada del 09/01/2010 al 10/01/2010
La estancia estuvo bien y al fianl tuve suerte y nos pudieron dar el masaje...
9 / 10
[ver más]